Exportando el pelotazo urbanístico

Ra�l Abarca
Lunes, 30 agosto, 2010
Enviar a Twitter | Compartir en Facebook

Parece que la única industria que sabemos hacer en España es la de destruir las costas. Y en vistas que ya queda poco que destruir en nuestro país, las empresas españolas buscan el pelotazo en nuevos territorios vírgenes. ¿Y por qué digo ésto? Porque una empresa española, Hansa Urbana, está desarrollando un megaproyecto urbanístico en México.

Se trata de un megacomplejo turístico en Cabo Cortes, justo al lado del Parque Nacional Marino de Cabo Pulmo. Pretende construir en una superficie de 3.800 hectareas y 7,5 kilómetros de playa 3.800 habitaciones de hotel, 7.000 viviendas, un puerto deportivo con 490 amarres, dos campos de golf, un aeropuerto y 5.000 viviendas para los trabajadores. En total, el proyecto dispondrá de 30.000 camas para los turístas, estos números quizás no digan nada pero son sólo 7.000 plazas menos que Cancún, una de las capitales del turismo en México.

Estos derroches urbanísticos ya los hemos vivido en España, de intentar crear una nueva ciudad de la nada, con el consiguiente coste en energía, agua y desechos, en una zona que además no está preparada para ello. Una zona con un ecosistema frágil, que quieren convertir en destino turístico masivo.

Desde Greenpeace España y México han puesto en marcha una campaña conjunta para que no se lleve a cabo esa aberración urbanística de la que ya estamos demasiado acostumbrados en España.


Sección: Activismo Ambiental, Consumo, Destacadas