Nacimiento y muerte del coche eléctrico, la historia del EV1

Ra�l Abarca
Jueves, 18 marzo, 2010
Enviar a Twitter | Compartir en Facebook

Era el año 1987, y en el desierto de Australia se corría la World Solar Challenger, una competición de vehículos eléctricos impulsados por energía solar. En esa edición participaba un equipo de la General Motors (GM) con un vehículo llamado Sunraycer que a la postre fue el ganador de la carrera. Este proyecto alegró a los directivos de la compañía norteamericana y permitió que esos mismos ingenieros desarrollaran el primer vehículo eléctrico comercial del mercado.

Varios años más tarde, en Los Angeles (EEUU), la compañía anunció a todo el mundo que estaban desarrollando un coche eléctrico y que sería el futuro de la automoción. Esta idea caló hondo en los legisladores del estado de California y provocó que la California Research Air Board aprobara una ley que obligaba a las compañías de automóviles a vender coches eléctricos. Esta ley sería progresiva y alcanzaría su climax en 2003 cuando el 10% de los coches deberían de ser de cero emisiones.

En 1996 se presentó por todo lo alto el EV1, y no era un prototipo cualquiera, sino un serio aspirante a competir con los coches de gasolina. Se empezó a comercializar por el método de leasing y costaba unos 500$ al mes poder disfrutar de este coche eléctrico. La General Motors no escatimó en gastos e invirtió 8 millones de dólares en publicidad. Otras compañías también sacaron sus vehículos eléctricos, Toyota comercializó el Rav4 EV y Ford el Ranger EV.

Pero no todo iba ser un camino de rosas para el EV1, y desde sectores relacionados con la industria petrolera comenzó una campaña de desprestigio contra los vehículos eléctricos. Desde los sectores ecologistas no se supo contrarrestar esta campaña y los argumentos del lobby del petróleo se instalaron en la mentalidad de los consumidores.

Ante esta presión, en 2001 la California Research Air Board cambió la legislación y donde ponía que los coches tenían que ser cero emisiones lo cambió por bajas emisiones cerrando el paso a los coches 100% limpios. Tras el cambio en la legislación todos los coches eléctricos que habían sacado diversas compañías fueron retirados de las carreteras.

Volviendo al EV1, en Febrero de 2002 la compañía decidió que no renovaba los contratos de leasing y empezó a retirar todos los coches de las calles. A pesar de las protestas de sus clientes los coches fueron desapareciendo poco a poco. Ante la falta de respuestas de la GM varios ex usuarios que querían comprarle el EV1 intentaron descubrir que estaba pasando con sus coches y lo que descubrieron les encogió el corazón. La compañía estaba destruyendo todos los EV1. Parecía como si intentaran borrar todo lo relacionado con su modelo eléctrico, como si fuera un borrón en la historia de la compañía. Por desgracia así fue como acabó la historia del EV1, durmiendo entre chatarra.


Sección: Coches Ecológicos, Destacadas