El permafrost ha retrocedido 130 km en los últimos 50 años

Ra�l Abarca
Miércoles, 17 febrero, 2010
Enviar a Twitter | Compartir en Facebook

permafrost

El límite del permafrost, suelo permanentemente congelado, en la región de la bahía James (Canada) se encuentra 130 kilómetros más al norte que hace 50 años. Ésta es la conclusión de un estudio de dos investigadores del Departamento de Biología de la Universidad Laval.

Serge Payette y Simon Thibault sugieren que, si la tendencia continúa, el permafrost de la región desaparecerá completamente en un futuro próximo.

Para medir la retirada del límite del permafrost observaron los montículos o palsas que se forman de manera natural en este tipo de suelos. Las condiciones de estos montículos son propicias para que se desarrollen diferentes tipos de vegetación – líquenes, arbustos y abetos negros – que los hacen fáciles de detectar en el campo.

En un estudio inicial de 2004, los investigadores observaron los siete pantanos situados entre los paralelos 51 y 53. Señalaron que en ese momento sólo dos de los pantanos contenían palsas, mientras que las fotos aéreas tomadas en 1957 mostraban palsas en todos los pantanos. Una segunda evaluación en 2005 reveló que el número de palsas presentes en estos dos pantanos ha disminuído en el transcurso de un año en un 86% y 90% respectivamente.

Varios vuelos en helicóptero entre los paralelos 51 y 55 revelaron que las palsas se encuentran en un avanzado estado de deterioro en toda la zona de la bahía James.

Aunque el cambio climático es la explicación más probable de este fenómeno, la falta de datos climáticos de la zona a través de un largo periodo hace que sea muy difícil atribuirle la causa. El profesor Payette, sin embargo, añade que en sus estudios sobre la temperatura de estos lugares, ésta ha aumentado 2 grados centígrados durante los últimos 20 años.

Si esta tendencia se mantiene, lo que queda de la palsas en los pantanos de la bahía James va a desaparecer completamente en un futuro próximo, y es probable que el permafrost sufrirá el mismo destino“, concluye el investigador.

Vía ScienceDaily Fotografía Rob Lee


Sección: Cambio Climático