El calentamiento global podría aumentar las muertes por impacto de rayo

Ra�l Abarca
Martes, 16 febrero, 2010
Enviar a Twitter | Compartir en Facebook

relampago

En los últimos diez años, Brasil ha sido el lugar del planeta donde han caído más rayos, unos 57 millones. Estos números quedarían en anécdota si no tuviésemos que hablar también de víctimas humanas. Durante este periodo 1.321 personas han sido alcanzadas por un rayo, solamente en Brasil, y los científicos temen que esta tendencia aumente los próximos años.

Como si las amenazas del cambio climático no fueran suficientes, ahora una nueva investigación revela que el aumento de las temperaturas puede aumentar la frecuencia de impactos de rayo mortales.

Según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil (INPE), el calentamiento global puede aumentar drásticamente la incidencia de los rayos. En este estudio se postula la hipótesis de que por cada grado de aumento de la temperatura media mundial, la cantidad de rayos aumentará entre un 10 y un 20%.

En principio el objetivo de la investigación no era la mortalidad por culpa de los rayos, sino su impacto en los incendios forestales. La hipótesis inicial era que los rayos aumentarían el efecto invernadero a causa de los incendios que provocan, que a su vez emiten grandes cantidades de dióxido de carbono.

El INPE se ha unido a investigadores de la NASA y otras agencias de EE.UU. para comprobar si el cambio climático aumenta la incidencia de relámpagos. Aunque la principal hipótesis es el cambio climático no descartan que el comportamiento del sol también sea una variable importante.

Las manchas solares pueden jugar un papel importante en la creación de tormentas eléctricas, ya que pueden facilitar la formación de hielo en las nubes, y los rayos sólo ocurren cuando hay hielo en ellas.

A pesar de que no está claro porque ha aumentado el número de relámpagos en los últimos años las investigaciones sugieren que hay cierta correlación con el cambio climático, lo que supone una nueva consecuencia no prevista del calentamiento global.

Vía TreeHugger Fotografía Pete Hunt


Sección: Cambio Climático, Destacadas