Khian Sea: la historia de los tóxicos que nadie quería

Ra�l Abarca
Martes, 28 julio, 2009
Enviar a Twitter | Compartir en Facebook

En 1986 la ciudad de Filadelfia, EEUU, alquiló un barco de bandera panameña, el Khian Sea, para que transportara 14.000 toneladas de cenizas procedentes de sus incineradoras a Panamá, donde se utilizarían para la construcción de una carretera.

Pero esas cenizas tenían un problema, contenían gran cantidad de productos tóxicos lo que provocó que Panamá rechazara el barco. Así que El Khian Sea se quedó sin lugar para descargar su cargamento.

El Khian Sea pasó 14 largos meses intentando deshacerse de las cenizas en varios países, entre los que se encontraban República Dominicana, Honduras, Guinea Bissau, hasta que finalmente logró la autorización del gobierno dictatorial de Haíti, apoyado por EEUU. Un permiso que, por cierto, se obtuvo con la excusa de que se trataba de fertilizantes.

Cuando ya se habían descargado 4.000 toneladas de cenizas tóxicas en la playa de Gonaives, la presión popular y de los ecologistas provocó que el gobierno cambiara su postura, prohibiera el vertido y reclamase al barco que recogiese el cargamento. Pero esto último no fue posible puesto que el barco escapó por la noche con casi un tercio menos de su carga tóxica.

El Khian Sea continuó su odisea para acabar de vaciar su carga en diferentes países; Senegal, Marruecos, Yugoslavia, Sri Lanka, Singapur; sin ningún éxito.

Finalmente, en noviembre de 1988, reapareció el barco, con sus bodegas vacías y sin explicar que había sucedido con las cenizas. Años más tarde un miembro de la tripulación  contó lo que muchos sospechaban, que las cenizas tóxicas fueron arrojadas al Óceano Índico.


Sección: Contaminación
  • 2 comentarios