Cinco especies animales extinguidas por la acción del hombre

Ra�l Abarca
Martes, 12 mayo, 2009
Enviar a Twitter | Compartir en Facebook

Las extinciones de las especies son algo natural en la historia del planeta, pero en la historia reciente, el ser humano ha tenido una responsabilidad directa en la extinción de muchas especies animales.

El Moa

El Moa era una ave no voladora originaria de Nueva Zelanda. Eran aves gigantes que podían alcanzar los 3 metros de altura y pesar 250 kg de peso. Se extinguieron hacia el año 1500, sin embargo, según algunas fuentes diversas poblaciones pudieron sobrevivir hasta principios del siglo XIX.

Existen varios factores para la extinción de este ave, como la proliferación de bosques en su hábitat, su depredación por las Águilas de Haast, y la caza por parte de los guerreros maoríes.

El Harpagornis o Águila de Haast

El Harpagornis o Águila de Haast era un águila enorme que habitaba Nueva Zelanda. Su alimento principal eran los Moas. Estas águilas podían llegar a pesar hasta 15 kg y tenían una envergadura de 3 metros.

El Águila de Haast, al igual que el Moa, fue extinguida por los cazadores maoríes que eran hábiles en la captura de ambos tipos de aves.

El dodo

El Dodo era un ave no voladora endémica de las islas Mauricio. Tenia un tamaño aproximado de 1 metro de estatura y podía pesar hasta 25 kg. Disponía de un pico de cerca de 23 cm con forma de gancho que le permitía abrir cocos.

En el siglo XVII el ser humano llegó a su hábitat y en poco más de un siglo el Dodo se extinguió. La llegada del hombre introdujo muchas especies invasoras en su ecosistema y el Dodo no pudo hacer frente a la nueva competencia y se extinguió.

El lobo de tasmania

El Lobo de Tasmania o Tigre de Tasmania era un marsupial carnívoro originario de Australia. Se parecia a un perro de tamaño grande, que podia medir 180 cm de longitud incluyendo la cola de 60 cm. En cuanto al peso, podía alcanzar los 30 kg.

El Lobo de Tasmania se extinguió en el siglo XX, el último ejemplar del que se tiene constancia murió en el zoológico de Hobart el 7 de septiembre de 1936. Hay varias razones para su extinción, la competencia con zorros y perros salvajes traídos a Australia por los europeos, la caza por parte de granjeros que les culpaban de la muerte de sus ovejas.

El bucardo

El Bucardo era una especie de cabra montesa endémica del Pirineo. Se diferenciaba de otras especies por su pelo más largo y denso, así como por su cornamenta más larga que el resto de cabras ibéricas.

Desde la segunda mitad del siglo XIX multitud de cazadores de toda Europa se desplazaron hasta los Pirineos para capturar esta cabra, solo por poseer la impresionante cornamenta de esta especie. El último bucaro, una hembra, murió en enero del año 2000 cuando un árbol se desplomó sobre ella y le aplastó el cráneo.

Artículos similares:


Sección: Animales
  • 20 comentarios