Los consumidores prefieren un empaquetado más respetuoso con el medio ambiente

Ra�l Abarca
Jueves, 5 marzo, 2009
Enviar a Twitter | Compartir en Facebook



Un estudio realizado por la consultora Nielsen ha revelado que prácticamente la mitad de los consumidores estarían dispuesto a renunciar al empaquetado de los productos que consume si eso beneficiase al medio ambiente. Este estudio también ha resaltado que la cultura, el estilo de vida y los hábitos de compra condicionan los empaquetados preferidos según el país.

Los tipos de empaquetado que los consumidores estarían más dispuestos a prescindir serían aquellos diseñados para almacenar fácilmente el producto (49%); aquellos utilizados para preparar los alimentos o como recipiente reutilizable (48%); y los diseñados para transportar con facilidad los productos (47%).

Los consumidores están menos dispuestos a renunciar a los diseños de empaquetados que sirven para conservar los productos limpios (27%); los destinados a conservar los productos en buenas condiciones (30%); los diseños que incorporan las intrucciones de uso del producto (33%); y los empaquetados que hacen que los productos se conserven y duren más tiempo frescos (34%).

Tan solo uno de cada diez consumidores del mundo se muestra en contra de prescindir de algún aspecto del empaquetado en favor del medio ambiente.

Cuanto mayor conciencia ecológica hay en el país donde viven los consumidores prefieren empaquetados reciclables, biodegradables y que se puedan desechar de forma segura. Los consumidores consideran que los envases de vidrio son higiénicos, inactivos, reciclables, a prueba de manipulación y pueden prolongar la duración del producto, además de ser atractivos y ofrecer pistas sobre la autenticidad, calidad y eficacia del producto. “Se empieza a notar cierta oposición a los plásticos no reciclables o cuya composición química pueda provocar la corrupción o degradación de la calidad del producto”, afirma Patrick Dodd presidente de The Nielsen Company en Europa.

Vía The Slogan Magazine
Fotografía Jeremy Stanley


Sección: Consumo