El Mar Caribe, el vertedero de los cruceros

Ra�l Abarca
Martes, 3 marzo, 2009
Enviar a Twitter | Compartir en Facebook



Los cruceros que navegan por el Mar Caribe están arrojando polvo de vidrio, andrajos y trozos de cartón al agua. Según una disposición de las Naciones Unidas los deshechos sólidos, a excepción de los alimentos, se deben eliminar en tierra firme.

La organización Marítima Internacional de la ONU prohibió en 1993 verter basura en el Mar Caribe, pero la norma no entrará en vigor hasta que las islas estén en condiciones de tratar los desperdicios de los barcos. Y aquí está el problema, la mayoría de estas islas no se han adaptado todavía.

Todo es una cuestión de dinero, del dinero de los turistas. Existe mucha competencia en la zona para albergar las escalas de estos cruceros, y algunas islas son muy pequeñas para permitirse plantas de tratamientos de residuos. Para conocer la gran competencia que hay podemos fijarnos en el caso de la empresa Carnival, que dejó de hacer escalas en Granada en 1999 a raíz de un impuesto de 1,50 dólares por cabeza para pagar por un vertedero.

Según la regulación actual que rige el tráfico marítimo del Mar Caribe, los barcos pueden comenzar a deshacerse de la basura, incluídos metales, vidrios y papel, a cinco kilómetros de la costa, siempre y cuando sea picada y las partículas no sean de más de 2,5 centímetros. Casi todo lo demás, con excepción del plástico, puede ser arrojado a 40 kilómetros.

El Mar Caribe es un mar bastante cerrado, formado por numerosas islas que impiden que las corrientes se lleven la basura al océano Atlántico. Los desperdicios lanzados al agua pueden atrapar a los peces o demás habitantes de esas aguas y alterar los ecosistemas, ya que crean hábitats nuevos aprovechados por organismos oportunistas.

Otro hecho es que estos desperdicios acaban en las playas de las islas, ensuciando y contaminando los paisajes. “Si uno tira las cosas al mar, tarde o temprano esos desperdicios van a regresar a tierra”, declaró Jeff Ramos, oficial de la Guardia Costera estadounidense.

Vía Marinos Mercantes Mexicanos
Fotografía Franco Caruzzo


Sección: Océanos