Smog, niebla contaminante sobre la ciudad

Ra�l Abarca
Miércoles, 25 febrero, 2009
Enviar a Twitter | Compartir en Facebook



Cuando miras desde la distancia una gran ciudad, habitualmente puedes ver como esta rodeada de una especie de nube marrón, esta niebla está formada por partículas contaminantes y se denomina smog. El termino smog proviene de la unión de dos palabras inglesas smoke (humo) y fog (niebla).

Por la mañana cuando la ciudad despierta y sus habitantes se desplazan, los vehículos utilizados empiezan a emitir gran cantidad de gases contaminantes, que por la inversión térmica se quedan en la ciudad y no se dispersan. A mediodía estos gases, por la acción de los rayos del sol, comienzan a reaccionar entre sí y se transforman en otros, llamados contaminantes secundarios. Por la noche sin el sol ni los coches circulando las reacciones cesan, si hay suerte y corre un poco de viento o brisa la nube se dispersa.

Pero hablemos de los contaminantes. Éstos se pueden clasificar en dos tipos, primarios y secundarios. Los contaminantes primarios son los emitidos directamente por los coches o por las fábricas, en cambio, los secundarios son aquellos que se forman por reacciones químicas de los primeros una vez que están dispersos por la atmósfera.

Algunos contaminantes secundarios como el ozono en proporciones del orden de ppmv (partes por millón en volumen) puede ser mortal para los humanos, mientras que en concentraciones de 120 ppbv (partes por billón en volumen) provoca dificultades respiratorias.

La contaminación de las ciudades no es un hecho sólo del siglo XX y XXI, sino que ha habido periodos en que se han generado nubes tóxicas. Por ejemplo en la edad media se producían muchos malos olores y nubes toxicas al quemar carbón mineral con fines de calefacción doméstica. En la actualidad nuestra forma de vida basada en los combustibles fósiles está convirtiendo nuestras ciudades en nidos de asma y demás enfermedades respiratorias.

Fotografía Chris Matta


Sección: Contaminación