Aumenta el metil mercurio en el Ártico

Ra�l Abarca
Lunes, 12 enero, 2009
Enviar a Twitter | Compartir en Facebook

A pesar que las emisiones de mercurio han disminuido en la última década y el control de residuos tóxicos cada vez es más efectivo, el metil mercurio (conocido como mercurio orgánico) ha aumentado su concentración en la fauna del ártico. Analizando las belugas y los osos polares que habitan esas latitudes se les ha detectado una mayor cantidad de este metal tóxico en sus cuerpos.

Para explicar esta contradicción debemos saber que el mercurio es un elemento muy volátil, que se desplaza por el aire a grandes distancias. Al contactar con el agua del mar, las partículas de mercurio reaccionan y forman moléculas de metil mercurio. Al disminuir la capa de hielo sobre el ártico la capacidad de creación de metil mercurio en esa zona aumenta.

La toxicidad del metil mercurio es muy alta, y ha provocado miles de muertos. Sobretodo son vulnerables a sus efectos tóxicos las poblaciones donde se consume bastante pescado. Esto se debe a que el metil mercurio se forma en el mar y los primeros de la cadena alimenticia en absorverlo son los peces que acabamos comiendo nosotros.

Para el doctor Feiye Wang de la Universidad de Manitoba en Canada: “Lo que está pasando en el Ártico es muy complejo. Se suele hablar de los cambios en el nivel del mar o los pasos abiertos a la navegación, pero los biólogos estamos pendientes de las repercusiones en la flora y fauna. Cuando el agua es líquida, hay mayor absorción de este elemento”, explica. “Por eso, al permanecer el agua cada vez menos tiempo congelada debido al cambio climático, la cantidad de mercurio absorbida por el sistema tiende a aumentar”.

Vía Público.es
Fotografía Ville Miettinen


Sección: Océanos