Contaminación Radioeléctrica: Electrosensibilidad

Ra�l Abarca
Jueves, 2 octubre, 2008
Enviar a Twitter | Compartir en Facebook



El siglo XXI es fantástico, tecnológico e inalámbrico. Podemos conectarnos a internet a través de WiFi desde prácticamente cualquier lugar. Hay cobertura móvil en todas partes y conectamos los aparatos electrónicos entre si con bluetooth. Estamos rodeados de ondas radioeléctricas por todas partes, pero esa es la grandeza de la era inalámbrica. Todos estamos entusiasmados con esta nueva tecnología menos el 3% de los europeos, el 3% que es electrosensible.

La electrosensibilidad es una afección de reciente descubrimiento pero ya reconocida por la Organizacion Mundial de la Salud (OMS). Se sabe que los campos electromagnéticos (CEM) afectan a la biología interfiriendo en el funcionamiento de los organismos vivos, pero hay gente a la que le afecta mucho más. Esta sensibilidad hacia los CEM les hace padecer ciertos síntomas crónicos como dolor de cabeza, insomnio, cansancio, dificultades para concentrarse. Cuanto más cerca de fuentes de radiación eléctrica más intensos son los síntomas.

Las cifras de población electrosensible en europa se situan en torno al 3 o 5% de la población. Es decir que unos 17 millones de europeos se pueden considerar electrosensibles.

Las personas que sufren hipersensibilidad eléctrica habitualmente son tachados de cuentistas y flojos, cuando en realidad su cuerpo sufre importantes alteraciones así como su estado emocional. Esta enfermedad es de difícil diagnóstico, con el consiguiente estrés que acarrea el tener que ir de un especialista a otro sin que le digan a uno que le pasa.

Los focos de contaminación radioeléctrica más importantes son las antenas de telefonía móvil, así como los teléfonos inalámbricos y los routers WiFi. Los transformadores eléctricos y los cables de alta tensión también tienen potencial de provocar los síntomas, así como los aparatos domésticos como la televisión, el ordenador, … , tras una exposición prolongada.

Algunas recomendaciones para las personas electrosensibles son las siguientes:

– Identifica las fuentes de radiación en tu entorno laboral y doméstico.

– Guarda una distancia de seguridad de cerca de un metro con los aparatos eléctricos cuando estés en lugares habituales.

– Limita el uso del teléfono móvil, sobretodo dentro de estructuras metálicas como el coche o un ascensor.

– Substituye las redes WiFi por redes de cable Ethernet.

– Come productos frescos y bebe mucha agua.

– Haz ejercicio físico.

– Usa gafas de pasta.

– Usa ropas de tejido natural y evita las sintéticas.

– Camina descalzo por cesped o arena, para descargar el electroestrés.



Más Información Electrosensibilidad.es
Fotografía Dave Campbell


Sección: Contaminación
  • 1 comentario