Los principales fabricantes de automóviles denunciados por incumplir la normativa publicitaria

Ra�l Abarca
Miércoles, 14 mayo, 2008
Enviar a Twitter | Compartir en Facebook



Ecologistas en Acción y la Unión de Consumidores de España (UCE) han presentado denuncia administrativa ante el Ministerio de Industria, el Instituto Nacional del Consumo, el Ministerio de Sanidad y Consumo, la Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid, la Dirección General de Consumo del Gobierno de Aragón y la Agència Catalana de Consum contra los principales fabricantes de automóviles por incumplimiento del Real Decreto 837/2002 relativo al consumo de combustible y a las emisiones de CO2 de los turismos nuevos. Además, se ha presentado la primera demanda judicial contra Peugeot por la publicidad correspondiente a los modelos Peugeot 407 Hdi y Peugeot 407 SW Hdi.

El Real Decreto 837/2002 establece que los “impresos de promoción” (concepto que según el propio Real Decreto abarca, “como mínimo… los folletos, los anuncios en periódicos, las revistas, la prensa especializada y los carteles”) deberán incluir los datos sobre consumo de combustible y emisiones de CO2 de forma “al menos tan visible como la información principal que se recoge en los impresos de promoción” y “fácilmente comprensible, incluso tras una lectura superficial”. Esta obligación es incumplida sistemáticamente por la totalidad de los anuncios de vehículos que incluyen la información relativa a emisiones de CO2 a un tamaño de letra minúsculo, difícilmente legible. Incluso existen anuncios que no incluyen esta información y, lo que es peor, las marcas emplean palabras como ecológico o verde en sus mensajes principales para publicitar vehículos con altos niveles de emisiones, así como frases relativas a las emisiones sin ningún tipo de criterio, con el único objetivo de crear una falsa percepción e inducir al error a los consumidores.

Parece que los fabricantes de automóviles lo único que pretenden con sus campañas publicitarias es tener una imagen más limpia ante el consumidor, pero no quieren hacer un esfuerzo para reducir las emisiones de sus coches, a pesar de anunciarlas a bombo y platillos.

Esperemos que las tomaduras de pelo en materia de publicidad verde vayan desapareciendo, y que el gobierno tome cartas en el asunto y regule este tipo de publicidad que lo único que consigue es confundir a los ciudadanos.

Vía Ecologistas en Acción


Sección: Consumo