Otra vez la brutal caza de focas en Canada

Ra�l Abarca
Martes, 1 abril, 2008
Enviar a Twitter | Compartir en Facebook



El Gobierno canadiense ha permitido la matanza de hasta 275.000 jóvenes focas arpa o de Groenlandia en los témpanos de hielo de la costa este de Canadá, pero sólo se ha informado de la caza de tres ejemplares en el Golfto de St. Lawrence, donde viven cerca de 92.000 ejemplares. “Ha sido un comienzo muy lento”, ha asegurado Phil Jenkins, portavoz del Ministerio de Mar y Pesca, que ha señalado que los barcos han tenido dificultades para llegar hasta las manadas de focas debido al grueso hielo.

Los cazadores de focas deben seguir tres pasos a la hora de matar a los animales: dispararlos o golpearlos, comprobar su pulso, y desangrarlos antes de despellejarlos, una medida tomada para acabar con las denuncias de los ecologistas. “Esta última obligación no se está cumpliendo”, denuncia Sheryl Fink, de la organización ecologista Fondo Internacional para la Protección de los Animales y su Hábitat (IFAW). “Uno de los cazadores golpeó una foca, pero escapó al agua, herida. Es lo mismo de siempre: los cazadores se dan prisa y todo es horrible allí”, agrega.

Los grupos ecologistas han protestado por no permitirles observar la caza y afirman que en ningún caso las medidas tomadas por el Gobierno son más humanitarias, sino que aseguran una matanza “más rápida”. “Desafortunadamente, este año creo que la caza va a ser sólo comercial, como de costumbre. No espero ninguna mejora en la forma de matar a los animales o en el seguimiento de la caza”, ha señalado Sheryl Fink, de IFAW. “Es descorazonador que la caza comercial haya empezado y estos cachorros estén siendo brutalmente golpeados, disparados y despellejados para fabricar artículos de moda que nadie necesita”, ha denunciado Rebecca Aldworth, de la Sociedad Humanitaria de Estados Unidos.

La noticia es penosa, grupos ecologistas ya han protestado por lo que el gobierno canadiense llama “caza más humanitaria”. Parece que la caza de crias de focas cada primavera no va a parar por el momento, lamentablemente. Lo peor es el método medieval, aunque el gobierno canadiense diga que es menos cruel, con que se caza a las desamparadas crías.

Vía elpais.com
Fotografía Camila Donoso


Sección: Animales